El Caso Olot. 25 años de la liberación de Mª Angels Feliu - Ignacio Rubio. Consultor y Abogado de Barcelona
15741
post-template-default,single,single-post,postid-15741,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El Caso Olot. 25 años de la liberación de Mª Angels Feliu

El Caso Olot. 25 años de la liberación de Mª Angels Feliu

En el  25 aniversario de la liberación de Maria Àngels Feliu, los hermanos y abogados Ignacio y Coral Rubio han vuelto a Olot para rememorar el caso. Juntos consiguieron popularidad hace 25 años  cuando se hicieron cargo de la defensa de Joan Casals, una de las primeras personas arrestadas por el secuestro y asesinato de Maria Àngels Feliu, siendo conocidos como “los abogados del caso Olot”.

Ignacio Rubio además de ser abogado es un apasionado del periodismo. Por aquel entonces trabajaba en el Radio Terrassa SER Vallès también. Un dí que tenía guardia en el juzgado de Barcelona, recibió en su casa una llamada telefónica que atendió su padre, también abogado, para presentarse ante la Guardia Civil por un caso de  detención ilegal y asesinato.

Cuando llegó se encontró con un hombre llamado Joan Casals, el cual le contó que decían que había secuestrado y matado a una farmacéutica y arrodillándose le juró que él no había hecho nada. Ignacio no lo defendería si no tenía la seguridad de que era inocente, así que para poder saberlo utilizó la lógica de los periodistas, la Guardia Civil no habían hallado ningún cadáver, tampoco se había hecho ningún comunicado y ni los medios sabían nada…

Como en aquel entonces estudiaba periodismo en la UPF y tenía de profesor a Salvador Alsius de TV3. Realizó  una llamada a sus compañeros periodistas por lo que cuando el acusado fue trasladado a los juzgados, entonces sí que estaban todos los medios. Se creó una confusión, entre todos los medios de comunicación que acudieron porque la gente pensaba que Ignacio era periodista y descubrieron que en ese caso era el abogado de Joan Casals.

Coral e Ignacio acabaron de ratificar la inocencia de su  defendido cuando la prima de Maria Àngels, Conxita Feliu, gerente del hotel donde se alojaba la mujer de Casals, ante la Guardia Civil defendió la inocencia de Casals. Además pensaban  que la acusación no se aguantaba por ninguna parte. Ya que toda ella se basaba en la explicación del delator, el cual explicaba que Joan Casals le había contado que quería secuestrar a alguien. Pero Joan Casals no conocía de nada a Maria Àngels Feliu ni se encontraba en Olot el día del secuestro.

Ignacio y Coral tuvieron que hacer frente a ser repudiados en Olot y a que el procurador renunciara al cargo por su amistad con la familia Feliu. Tuvieron  que realizar las tareas de investigación, de búsqueda de testigos y de contrarrestar las malas artes en las maniobras que se realizaban para inculpar a su defendido, trabajando sin tregua.También se enfrentaron a una campaña para desprestigiarlos como abogados defensores utilizando estrategias extremas, como por ejemplo con la publicación en un diario de que “el abogado de la defensa del sospechoso del secuestro” iba a Amor a primera vista sacando unas imágenes de hacía mucho tiempo de Ignacio en este programa. Toda esta etapa fue muy dura para Coral e Ignacio, no solo trabajaban para demostrar la inocencia de su defendido sino también para que encontraran a Maria Àngles Feliu.

El día en que fue liberada la señora Feliu, fue decisivo para la defensa. Ignacio se enteró a las cinco de la madrugada cuando regresaba de una discoteca por la llamada de un periodista de Olot y Coral un poco más tarde también recibía una llamada donde le informaban que habían dejado en una gasolinera a la señora Feliu, entonces recordó que con anterioridad alguien le había comentado que quizás un día aparecería en una gasolinera la secuestrada.En ese momento se desplazaron a Olot y se presentaron en la casa de Maria Angels, para apoyar y felicitar tanto a ella como a su familia. Seguidamente se dirigieron a la prisión para darle la noticia a su defendido. Cuando Joan Casals recibió la visita de sus abogados y conoció lo ocurrido se emocionó y lloró.

Otro día que nunca podrán olvidar es aquel en el que fueron informados que los verdaderos secuestradores eran policías.  Joan Casals aun habiendo sido absuelto nunca pudo superar haber sido acusado de secuestro. Escribió un libro sobre lo sucedido, pero para editarlo y conseguir más ventas,  le ponían como condición que expusiera que el secuestro no había existido al final. Ignacio y Coral lo ayudaron acompañándolo con el proyecto del libro y le aconsejaron que no aceptara esta oferta porque tendría que gastar todo lo ganado con el libro en querellas.

 

1Comment
  • Abogados en Barcelona
    Posted at 14:07h, 14 octubre Responder

    Fue un caso mediático y muy comentado, también dentro del sector de la abogacía.
    Gracias por compartir notícias de este tipo.
    Saludos.

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies